UN MONTE ¨COMBINATORIO¨

Imprimir

CMBF, RADIO MUSICAL NACIONAL, La Habana, Cuba                                                                                                                             Ballet, 15/09/13

Rosario Cárdenas nos tiene acostumbrados a sorprendernos en cada entrega coreográfica, desde que comenzó dentro de Danza Contemporánea de Cuba con una pieza referente como Dédalo o como su emblemático solo Noctario o el divertimento Toque de salón o la extravagante Stravaganza para su compañía Danza Combinatoria. Por no variar, ahora asume una colosal empresa: apoyarse en esa piedra angular de nuestra bibliografía etnológica cubana que es El monte de la autora Lydia Cabrera, para rendirle un tributo con la pieza –válida la redundancia– Tributo a El Monte. (P) Le hubiera sido menos difícil si se hubiera dedicado miméticamente a traducir el contenido sígnico que la Cabrera rescata para nuestra cultura transculturada… pero la coreógrafa, nada amante de las misiones fáciles, optó por tomar el espíritu de esa enciclopedia del saber afrocubano y componer, más que una coreografía, un espectáculo multimediático apoyada por imágenes fílmicas de Pablo Massip, luces inteligentes del joven Antonio Martínez, escenografía de Rafael Pérez (a destacar en diseño de la ceiba protagonista), vestuario de la alemana Cris Cris, maquillaje de Cristina Fonollosa y música del DJ Iván Lejardi en colaboración con Juan Piñera.

En igual orden de respeto al origen literario, la Cárdenas usó la dramaturgia tortuosa que la Cabrera, sin definir verdades sino mostrando pasos, vestuarios, accesorios que recuerdan las ligazones con la Naturaleza y que pueden ir ¨al caldero¨ o utilizadas en el ¨despojo¨ según el interés del contemporáneo.(P) Un elenco extremadamente joven y sin suficiente praxis escénica hace un destacado trabajo por la limpieza y la técnica que en modo alguno es facilista o meramente gestual: en Tributo a El Monte ¡se baila… y se baila duro! (P) para terminar, la Cárdenas toma un grupo rapero, Fuera de norma, para hacer el resumen o el epílogo de la obra, lo que la acerca a la contemporaneidad de ese ¨monte cabreriano¨, ahora, además, ¨cardeneano¨. (P) Tal vez la duración de más de hora y media pareciera lastrar la dramaturgia en función de una mayor síntesis, pero ¿puede concretarse más esta obra monumental de Lydia Cabrera? ¿Cómo discriminar de La Biblia sin referir determinados pasajes, versículos, parábolas, tan capitales para su comprensión como imposibles de suprimir? (P) Tarea nada sencilla para cualquiera que desee asumir semejantes referentes; solo posible de disfrutar cuando hay un espíritu elevado e inteligente más allá del cuerpo de una mujer, ganadora este año del Premio Nacional de Danza, como Rosario Cárdenas.

LO ESPERA PARA UN PRÓXIMO COMENTARIO                 ISMAEL ALBELO