Noticias

Palabras de la maestra Rosario Cárdenas en esta situación de contingencia

Publicado: Jueves, 02 Abril 2020

Bailarines queridos, en estos momentos en que hemos tenido que abandonar nuestros salones, ese no poder atender como debiéramos: la fuerza, la resistencia, la flexibilidad y más que ello ese también tan sutil estar con nosotros mismos dejando surgir nuestras sensaciones , escuchándolas y haciéndolas vibrar, no es justo que nos abandonemos, no es justo que dejemos a nuestros cuerpos vencerse por la gravedad y no dedicarle el tiempo que merecen. Tenemos que ser fuertes y alzar la voluntad, ser conscientes de lo que significa en nuestra carrera abandonarnos hacia el no entrenamiento, cualquiera que este sea como incluso esa parte que significa dedicarle minutos al cuerpo para estar con nosotros mismos. Un pedazo de nuestras casas será suficiente para que nuestra voluntad se eleve y edifique al nivel de la realidad en que vivimos. Tengo la ventaja muy cercana del malecón habanero como posibilidad divina para correr y ejercitarme, es muy largo, hay espacio para todos sin necesidad de coincidir ni pegarnos, quizás algunos puedan acercarse.

“No hay más que un templo en el mundo, y éste es el cuerpo humano. No hay nada más sagrado que esta forma superior”. Novalis

Mujeres frente al muro

Publicado: Jueves, 02 Abril 2020

Publicado originalmente en el diario Juventud Rebelde (JR)

Disponible en: http://www.juventudrebelde.cu/cultura/2020-03-28/mujeres-frente-al-muro (Última fecha de consulta: 02/04/2020)

JR se acerca a dos obras recién estrenadas: Murmuro, por la Compañía de Rosario Cárdenas y Hembra, del dramaturgo Yunior García Aguilera
Publicado: Sábado 28 marzo 2020 | 09:56:27 pm.

 

El estreno absoluto de Murmuro, por la Compañía de Rosario Cárdenas, nos permitió enfrentarnos, primeramente, a un coreógrafo que gana en cohesión y creatividad, alumno aventajado de la maestra que dirige y nombra ese colectivo: Nelson Reguera. Pero, sobre todo, a un grupo de bailarines que saben traducir sobre la escena las mayores complejidades y combinaciones de lenguaje(s) dentro del mundo de los pasos.

murmuroros01La maestra Rosario Cárdenas en el estreno absoluto de Murmuro.
Autor: Yuris Nórido Publicado: 28/03/2020 | 09:05 pm

 

Tras su anterior obra (Deseos), el joven artista nos regala una parábola acercadel enfrentamiento a las dificultades sociales, existenciales, personales, con entereza y espíritu de lucha.

Un lexema de connotaciones bisémicas entre los idiomas español y francés enuncia desde el título algunas de las claves de la obra: el verbo «murmurar» en primera persona también juega con la palabra mur, que significa en la segunda lengua tanto algo maduro como «muro», y que «me aporta —según declaraciones del coreógrafo en el programa de mano— la imagen de contención, de frontera. Aun en esta área reducida —agrega— el movimiento sigue creciendo y puede transformarse en una espiral, como una suerte de efervescencia del ser humano que no tiene límites».

Este abanico de semas, rizoma de problemáticas entrelazadas, se alternan y entremezclan en una pieza en la cual los danzantes, como boxeadores profesionales (asesorados por el maestro de ese deporte, Adrián González), entablan un combate brutal con la vida y sus trastadas, intentando derribar a cada momento todo tipo de obstáculos mediante la madurez que esa misma contienda aporta.

La danza propiamente dicha suma tanto elementos clásicos como modernos, referencias contemporáneas de aquí y allá, que se complementan con una plataforma musical así de variopinta e inclusiva, en la que laten la banda sonora creada originalmente por el francés Norman Lévy (incluyendo elementos ambientales y urbanos muy nuestros) con la colaboración especial del cantante chipriota AlkinoosIonnidis; la voz siempre estremecedora de Nina Simone en un concierto que ofreciera en Montreux (1976), pasando por el son cubano, dentro de lo cual se contó con la percusión de Lázaro Ferrán Pérez, Juan E. Santana Hernández, Yandy Chang Pérez y el Septeto Ohmero.

Debe encomiarse la feliz integración de esta diversidad de estilos musicales y danzarios que permiten discursar en torno a esferas tan diversas como las mencionadas, sin olvidar el erotismo, la diversidad sexual y racial, la cotidianidad heroica del cubano más sencillo, y a la vez su entereza y buen ánimo para enfrentarse a la adversidad, su carácter festivo y humorístico, que lo salva de las peores adversidades.

Ello, y la profesionalidad de los actantes en su gran mayoría, no evita, sin embargo, cierta dispersión en las transiciones, ausencia de un mejor amarre y desarrollo en pasajes que solo se enuncian, así como una mayor integración de los mismos.

Otros rubros como las luces (Guido Gali), la escenografía (Jean-Marc Vibert) y el vestuario (Proyecto DADOR) contribuyen no poco a hacer de Murmuro un espectáculo en el que la visualidad se erige como significante esencial para reflexionar y compartir acerca de los motivadores supraenunciados que lo informan.

«Y Hembra es el Alma Mía…»

El verso vallejiano nos remite a la más reciente obra del dramaturgo Yunior García Aguilera, que bajo su dirección, se estrenó recientemente: Hembra.

Tres mujeres jóvenes confluyen entre cuatro exiguas paredes, marco cerrado y por demás «aguado»: en un cuarto de alquiler, Ana y Eva discuten y conversan en medio de un apagón y amenazadas por una depresión tropical que se filtra mediante abundantes goteras. Poco después se les une Lilit, la propietaria, quien llega de la calle con un ojo amoratado y les exige marcharse si no abonan el pago del alquiler, dinero del cual carecen.

La maldita circunstancia del agua isleña, omnipresente, que tan bien radiografió Virgilio, persigue a Yunior (no olvidemos que en su obra anterior, Yacuzi, casi todo se desarrolla en ese mojado espacio) pero igual de metafórico es su discurso: no es solo el líquido preciado que ahora se suma a las penurias de los personajes, quienes reclaman más bien la condición de archipiélago para su proyecto de nación.

Almodóvar, ese manchego en cuyo cine hay tantas féminas, ha declarado que lo que más le interesa de estas son las relaciones tan estrechas y peculiares que establecen entre sí, sobre la base de secretos, misterios y complicidad (rivalidades y pugnas incluidas, claro). También García Aguilera ha hurgado en el universo de las mujeres (Semen, Todos los hombres son iguales…), lo cual asoma nuevamente en Hembra desde actitudes que definen a sus protagonistas: la intelectual y literata versus la esclava de las redes sociales y sus frívolos impactos, más la «esposa modelo» de pronto concientizada como perenne objeto de violencia de género.

Pero, bien vista, Hembra no es exactamente una pieza feminista, por eso que señalaba de su exigencia acerca de un modelo nuevo de país donde entren la inclusión, la igualdad, las posibilidades amplias de realización, la mejoría económica, la pluralidad de pensamiento(s), algo que cuente, por supuesto —y de qué manera— con el presunto sexo débil, otra falacia machista que la obra emplaza.

 

hembraJR01Hembra, obra de Yunior García. Foto: Tomada del perfil en Facebook del autor

 

Desde el punto de vista dramatúrgico, la escritura exhibe la habitual gracia, agudeza y chispa a la hora de conformar diálogos, perfiles sicológicos, contrastes situacionales y puntos de giro que en la obra de Yunior adquieren cada vez más solidez.

A nivel de puesta, el microespacio responde a las necesidades expresivas de la letra, con una eficaz economía de recursos que su montaje minimalista encauza; las luces siempre precisas de Manolo Garriga complementan desde ese rubro los contrastes que el texto ex(pro)pone, algo en consonancia con la realización audiovisual de Liesther Amador y Jorge González (¡magistral el exterior que revela la ventana abierta!) o la música del propio autor ejecutada por muy profesionales músicos, en realidad el sonido todo de uno de los arreglistas (Raúl Damián Prieto).

Mujeres (y hombres, y otras modalidades del ser) se enfrentan a los más espesos muros dispuestos a derrumbarlos, a medida que maduran sus ideales y propósitos. Estas dos piezas, desde la danza y el teatro, lanzan para ello un voto muy a tener en cuenta.

“Murmuro”, Metáfora De La Vida En Sociedad

Publicado: Jueves, 02 Abril 2020

Publicado originalmente en Cubaescena. Disponible en: http://cubaescena.cult.cu/9243-2/

24 marzo, 2020

murmuro01

Por Yuris Nórido

El coreógrafo Nelson Reguera regresa a la Compañía Rosario Cárdenas, agrupación con la que inició su carrera profesional como bailarín, hace casi un cuarto de siglo; regresa con una obra inquietante: en MurMuro confluyen impulsos de naturaleza contrastante, concretados en un entramado complejo, en el que se alternan tempos y formatos disímiles; es una especie de mosaico.

Ese mosaico pudiera ser una metáfora de la vida en sociedad, que se asume como complementación de los individuos o lucha de contrarios. Y aunque la proyección es universal, pues hay conflictos que nos son comunes a todos, independientemente del contexto, es posible aquí distinguir marcas de identidad.

Las más evidentes están asociadas a nuestros bailes populares, que aquí se muestran desde la carnavalización, a partir de un énfasis por momentos expresionista. Hay otras que son más sutiles, que exigen del espectador un ejercicio reflexivo.

murmuro02

Abierta a disímiles interpretaciones, porque nunca es una obra obvia, MurMuro juega a la superposición de sentidos. Por eso en el conjunto coexisten propuestas disímiles. Uno podría pensar que está viendo los gérmenes de unas cuantas coreografías independientes; algunas muy interesantes, de hecho.

Reguera, de algún modo, tributa a la poética que Rosario Cárdenas, manifiesto en obras muy importantes de su repertorio, que él mismo bailó, como María Viván y Dador: la sucesión de cuadros hasta cierto punto autónomos, que se plantean y se resuelven, para articularse en torno a una idea integradora.

Pero aquí los enlaces entre las escenas suelen ser un tanto duros, marcan demasiado las fronteras, dinamitan hasta cierto punto la fluidez del discurso. La entrada y salida de bailarines, por ejemplo, llega a resultar cacofónica, hasta esquemática. Y si bien muchas de las atmósferas están perfectamente logradas, el tránsito entre ellas puede ser algo abrupto.

murmuro03

Más que de caligrafía, o sea, la pauta del movimiento que aquí va desde la contención lírica hasta la decidida animalidad, hablamos de gramática, de la manera en que se ordenan, se coordinan, se subordinan esos elementos en escena, en su conjunto. Reguera es un coreógrafo en formación: puede ser época, todavía, de exploraciones.

Hablemos finalmente de interpretación: los bailarines de la Compañía Rosario Cárdenas se comprometieron a fondo con la obra: la bailaron con fuerza, con entusiasmo, y también fueron capaces de distinguir las variaciones de esos impulsos de los que hablábamos al principio. Significativa, y hasta simbólica, fue la aparición final de la propia Rosario, en un diálogo muy lírico con los demás intérpretes.

Interesantes y muy funcionales resultaron los diseños de vestuario, escenografía y luces. Y la partitura original, del francés Norman Lévy, que fue cimiento sólido para el armazón coreográfico.

murmuro04

La sala Tito Junco del Complejo Cultural Bertolt Brecht es uno de los más interesantes espacios para la danza en esta ciudad. Ojalá los coreógrafos y las compañías pudieran aprovecharla más, crear a partir de sus posibilidades escénicas. MurMuro, por ejemplo, ganó mucho con la cercanía entre el público y los bailarines. Los muchos y prolongados aplausos al final dieron fe.

Fotos del autor

Tomado del Noticiero Cultural de la Televisión Cubana

Estreno de "MurMuro": comentario del periodista Yuris Nórido

Publicado: Miércoles, 18 Marzo 2020

El estreno de la pieza “MurMuro” trajo a la sala Tito Junco del Complejo Cultural Bertolt Brecht a muchos espectadores, que siguen de cerca el trabajo de la Compañía Rosario Cárdenas.
Dejamos aquí el comentario del periodista Yuris Nórido, en el Noticiero Cultural de la Televisión Cubana, sobre esta pieza que tanta alegría ha dado a nuestra Compañía.

Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=fqnSIWsR1PA&feature=youtu.be

MurMuro, estreno

“Co(n)m(b)inatoria-09”, El Primer Paso de una Compañía

Publicado: Miércoles, 26 Febrero 2020

En este mes de febrero se cumplen 30 años del debut escénico de la Compañía Rosario Cárdenas. Surgida como Danza Combinatoria, esta agrupación creada por la coreógrafa cubana después de 19 años de trayectoria artística en Danza Contemporánea de Cuba.

 

ciarc2001


Aquellas primeras funciones, de la entonces Danza Combinatoria, tuvieron lugar los días 20, 21, 27 y 28 de febrero de 1990, en la Sala Antonin Artaud, del Gran Teatro de La Habana, un pequeño espacio que junto a la sala Alejo Carpentier desapareció de su historia. En esa sala presentamos nuestro primer espectáculo: Co(n)m(b)inatoria-09, una obra con guión y coreografía de Rosario Cárdenas, composición y selección musical de Juan Piñera, y el diseño de luces de Ramiro Maseda.

 

ciarc2002


En ese comienzo tuvimos tres bailarines propios, Sunny Soriano, Jorge Alberto Hernández, Eurayé Múñiz, y otros procedentes de Danza Contemporánea de Cuba, que nos apoyaron para la ocasión: Dulce María Vale, Yamilé Socarrás, Tatiana Roque, Luisa Santiesteban, Iván Rodríguez, y Ana Isabel Matos, quien luego se convirtió en un miembro importante para nuestra compañía.


Mucha gente se sumó a ese debut que llevaba la esencia de la  propuesta que Rosario Cárdenas hizo como líder artístico, en un momento determinante de su carrera. Pero fue el apoyo incondicional y determinante de Mayda Bustamante, en aquel momento directora del proyecto Salones del Gran Teatro de La Habana, quien facilitó el soporte y la infraestructura necesaria para que fuera posible esta primera presentación.

Co(n)m(b)inatoria-09 se podría leer de muchas formas: por exclusión del primer  paréntesis, “combinatoria”, o del segundo, “conminatoria”. Por otro lado, del cero al nueve se pueden armar las múltiples combinaciones numéricas, que en concepto coreográfico de Rosario Cárdenas dan paso a diversas construcciones coreográficas. El espectáculo también sumaba la física, la matemática y la biología.


Esta primera pieza, realizada fuera de las paredes de Danza Contemporánea de Cuba, marcó el inicio de un camino que dio a la danza de este país hermosas piezas, sustentadas en la investigación y la exploración hacia múltiples y diversas direcciones.

"Afrodita, un viaje cubano"

Publicado: Lunes, 10 Febrero 2020
 
La pieza “Afrodita, ¡oh espejo!”, de la Compañía Rosario Cárdenas de Cuba, tuvo un largo recorrido desde su estreno en 2017, con funciones en varias ciudades cubanas hasta su presentación en el Teatro Rialto de Limassol, importante ciudad de Chipre, en noviembre de 2019, momento en que fue celebrado oficialmente el aniversario 60 de las relaciones diplomáticas entre la República de Chipre y Cuba.
Agradecemos a la Embajada de la República de Chipre en Cuba por la cortesía de recoger en breves minutos el largo recorrido de “Afrodita, ¡oh espejo!”.